Nigel Short inicia oficialmente su campaña con una carta abierta a las federaciones

Domingo, Julio 1st, 2018

Para: Todas las federaciones de ajedrez nacionales, miembros de la FIDE 
 
Estimados amigos del ajedrez: 
 
Ya es hora de hacer un cambio trascendental en la FIDE: pasar de ser un paria opaco y con temor a sufrir sanciones a convertirnos en una organización abierta y bien dirigida que se respete en todo el mundo. 

Los organismos deportivos internacionales de éxito atraen muchos millones y, en algunos casos miles de millones de dólares en patrocinios comerciales. Ese dinero luego se distribuye a las federaciones para promocionar el juego. Aunque es improbable que el ajedrez alcance la popularidad de, por ejemplo, el fútbol, no hay que tener mucha imaginación para entender que un modelo de negocio tan beneficioso también es perfectamente posible para la FIDE. Después de todo, en todo el mundo se juega al ajedrez, y está considerado el máximo deporte mental. En los últimos 45 años, se ha probado en "literalmente" cientos de estudios científicos que tiene un gran valor educativo. También está perfectamente adaptado a la era de Internet. Les gusta a muchos de los más brillantes y exitosos emprendedores. Por dar algunos ejemplos, es habitual que Sir Richard Branson, de Virgin, elogie el ajedrez en artículos y tuits, mientras que dos de los hombres más ricos del planeta, Bill Gates y Mark Zuckerber, incluso han jugado contra el campeón mundial, Magnus Carlsen. ¿Y, a pesar de eso, sus compañías patrocinan el juego? Desgraciadamente, no. Aunque sería un error exagerar la facilidad con la que se pueden hacer compromisos comerciales, aquí hay claramente un enorme potencial: un potencial que puede transformar por completo el juego tal y como lo conocemos. A pesar de haber estado décadas en el cargo, la administración Ilyumzhinov/Makropoulos ha fallado miserablemente en la explotación de unos recursos tan preciosos. Los cambios no tendrán lugar hasta que las federaciones voten para ello. 

La FIDE está dirigida de forma casi opuesta a como debería estarlo. Debido a la incompetencia y la mala reputación de la administración actual, el patrocinio comercial representa un porcentaje lamentablemente pequeño de los ingresos.   En lugar de que el órgano de gobierno respalde a las federaciones,  como debería ser, las federaciones respaldan al órgano de gobierno. Todo lo que se puede gravar, se grava. Hay impuestos sobre los títulos para jugar, arbitrar, organizar y entrenar. El impuesto sobre los juegos clasificados, que exprime a las federaciones en activo e incapacita a las más pobres, garantiza que el ajedrez no pueda alcanzar, ni de lejos, todo su potencial.  Esto tiene que parar, y será una de mis prioridades durante mi presidencia. 

Kirsan Ilyumzhinov literalmente ha llevado a la FIDE al borde de la extinción. Cuando se incluyó en la lista de sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos en 2015, estaba claro que era solo cuestión de tiempo que la FIDE tuviera problemas financieros serios. Como era de esperar, en abril de 2018, UBS cerró las cuentas bancarias de la FIDE. Al menos 18 bancos rechazaron incluso reunirse con la FIDE, y los que lo hicieron mostraron su rechazo.   Sin la aprobación de la Asamblea General, la administración Makropolous transfirió en secreto todos los activos de nuestra organización a otro lugar, y luego no dijo nada al respecto todo el tiempo posible. Solo después de un constante cuestionamiento público por mi parte, finalmente, después de dos semanas, divulgaron lo que habían hecho al respecto: un acuerdo de lo más insatisfactorio y caro con fideicomisos y una cuenta fiduciaria en Hong Kong. Absurdamente, el tesorero de la FIDE trató estas cuestiones de grandísima importancia pública como un ataque a su integridad personal.

Ahora, Arkady Dvorkovich ha reemplazado a Ilyumzhinov como candidato presidencial. Desgraciadamente, dado que recientemente ha ocupado un cargo mucho más importante y prestigioso como Viceprimer Ministro de Rusia y organizador de la Copa Mundial de la FIFA 2018, es difícil imaginar que, en caso de ser elegido, no sea un líder intervencionista. Resulta preocupante que haya nombrado a Kirsan asesor clave, lo que sugiere que, para el Kremlin, el control es más importante que la reforma.  

¿Qué opinión le merece al otro candidato, Georgios Makropoulos, la era Kirsan? En una carta a un sitio web canadiense de porno blando a principios de este año dijo:  
“Siempre apoyé a Kirsan hasta principios de 2017, ya que sus contribuciones a la FIDE, y al ajedrez en general, fueron muy importantes". 

Sí, es el mismo Kirsan que anunció una partida del Campeonato Mundial en el Bagdad de Saddam Hussein, que firmó un documento en el que se concedía a sí mismo una participación del 51 % en Agon (que posee los derechos comerciales de casi todos los eventos importantes de la FIDE) y que gastaba cientos de miles de euros de la FIDE, nuestro dinero, en su viaje personal cada año, que prometió un fondo africano de 500 000 $ y no entregó ni un solo centavo; que mintió escandalosamente a la Asamblea General en Tromso 2014 cuando prometió transferir 20 millones de dólares a la FIDE pero no dio nada; el mismo Kirsan que ha manchado el nombre de la organización y ha llevado a la FIDE al borde del olvido. 

Es obvio que no se puede esperar una reforma significativa por parte de Makropoulos, que ha sido el fiel lugarteniente de Kirsan durante 22 años. Si hubiera querido, ya lo habría hecho. Sin embargo, la FIDE necesita urgentemente cambios constituyentes, como los límites de los mandatos presidenciales, que Makropoulos vetó en 2010. Los Proxies, el sistema por el cual las federaciones venden sus votos a cambio de favores, se deben abolir inmediatamente. La Comisión Electoral debe ser totalmente independiente, para evitar parcialidades endémicas. Los delegados deben ser miembros de las federaciones a las que representan (y se les debe permitir elegir una sola federación). No nos deben seguir tratando con semejantes espectáculos absurdos y antidemocráticos de un argelino que representa a las Comoras, o de un griego de las Islas Salomón.  

Se debe observar el código del COI y se deben respetar los estatutos de la FIDE, y no saltárselos sistemáticamente, como sucede ahora. Nunca se deben conceder los torneos o las partidas a ningún país que no ponga en práctica nuestra propia normativa. Debe ponerse fin al abuso de recompensar a los simpatizantes políticos con puestos de trabajo, mientras que se castiga a los opositores con la exclusión. El contrato de Agon se debe rescindir inmediatamente. 

Solo mi equipo, conformado por Lukasz Turlej (Polonia), Lekan Adeyemi (Nigeria), Paul Spiller (Nueva Zelanda), Ruth Haring (Estados Unidos) y Panu Laine (Finlandia), tiene la dedicación, la visión y la energía para lograr estos cambios. Restauraremos la integridad de la organización, sin la cual es imposible atraer a patrocinadores importantes, o incluso abrir una cuenta bancaria. 

En la campaña, hasta el momento he oído a menudo la cantinela "Nos gustan tus ideas, Nigel, pero ¿cuáles son tus posibilidades, siendo realistas? ¿Por qué habrías de lograrlo, si Kasparov, Karpov y Kok han fracasado?" La respuesta a eso es muy simple: la aritmética electoral es completamente diferente en una carrera de tres caballos. No se espera que ningún candidato gane en la primera ronda de votaciones. En esa situación, si lo hago tan "mal" como Kasparov, Karpov o Kok, mantendré el equilibrio de poder. Lejos de ser un voto perdido, un voto para mi equipo, de hecho, valdrá más, porque ninguno de los otros candidatos ganará sin nuestro apoyo. Esto garantizará que nuestras políticas prevalecen y que se llevan a cabo al menos algunas de nuestras reformas fundamentales que hemos mencionado anteriormente.  

Vota por el cambio. Vota #cleanhands4fide  
 
Atentamente 
 
Nigel Short,  
Gran Maestro, exfinalista del Campeonato del Mundo,  
Candidato a la presidencia de la FIDE 2018 

 

 

Fotografía de Nigel reproducida con el permiso de Prashant Mullick (@chessdadin)

List under endorsements: